Aula de Finanzas Personales

7 preguntas para entender las tarjetas de crédito y mejorar tu economía

¿Sabes cuáles son las reglas de juego de las tarjetas de crédito que llevas en tu billetera?

¿Has evaluado cuál es el costo-beneficio para cada una de ellas?

Si quieres sacar el máximo provecho a tus tarjetas de crédito, continúa leyendo este artículo.

Si estás pensando en adquirir una nueva tarjeta de crédito, lee este artículo antes de tomar la decisión.

 

En Uruguay cada vez hay más Tarjetas de Crédito. A fines de 2017 había más de 3,1 millones de Tarjetas de Crédito en manos de casi 1,2 millones de personas, 2,74 tarjetas por tarjetahabiente (poseedor de tarjeta), cifra que va aumentando cada año.

Si vives en otro país es muy probable que la media de tarjetas por persona sea claramente superior.

Sólo en el último semestre de 2017, fueron casi 68 millones de operaciones con tarjeta de crédito por un monto de 3.000 millones de dólares. Datos según informes del Banco Central del Uruguay (BCU).

El uso de las Tarjetas de Crédito está cada vez más expandido, no sólo en Uruguay sino en gran parte de América Latina, y no digamos Europa o EEUU (y seguramente en muchos otros países del mundo).

 

Dinero gratis (?)

La tarjeta de crédito es un instrumento para comprar ahora y pagar después.

No necesitas tener el dinero en el momento de la compra, como sí pasa con las tarjetas de débito.

Es decir, alguien te está prestando dinero por un tiempo. Sí, tal vez es un período corto pero te está prestando dinero.

(1) ¿Crees que alguien te prestaría dinero gratis?

Tienes que tener claro que el mundo de las tarjetas de crédito es un negocio. Un negocio como cualquier otro. Es importante ser consciente de ello.

Teniendo esto claro y entendiendo cómo funciona el instrumento o herramienta llamada tarjeta de crédito, debes tener claro con qué finalidad vas a utilizar esa herramienta.

Como cuando te compras un termo. Lo compras para poner el agua caliente para el mate, no para regar las plantas…¿cierto?

(2) ¿Con qué finalidad tienes cada una de tus tarjetas?

Agarra cada una de tus tarjetas de crédito, acuérdate del día en que tomaste la decisión de tener esa tarjeta de crédito, y responde estas cuestiones:

  1. ¿La pediste porque necesitabas dinero prestado por unos días?
  2. ¿La pediste para poder acceder a una serie de beneficios que van asociados con la tarjeta de crédito?
  3. ¿Te la regalaban sin costo y te la quedaste sin pensarlo mucho?

En la mayoría de los casos, la razón principal por la que decidiste tener esa tarjeta de crédito fue por la opción 2 y/o la 3.

Si realmente es así en tu caso:

(3) ¿No te parece raro que tengas un instrumento que está hecho para prestarte dinero y esa NO sea la razón por la cual está en tu billetera?

Puedes estar seguro que en la mayoría de los casos quien sale beneficiado, económicamente hablando, es el emisor de la tarjeta y no tú.

Aunque estés pensando que en tu caso no es así, ¿que tan seguro estás? ¿has hecho los números?

 

Los números no engañan

En las Finanzas Personales una de las principales claves para lograr el control de tu economía es tener consciencia.

Consciencia de la conducta y consciencia de los números. Tener tu propia realidad en números es fundamental para tus finanzas.

Entonces, hagamos algunos números, ¿qué costos puede tener una tarjeta de crédito?:

  1. Costos de mantenimiento. Pueden ser de varios miles de pesos al añoPongamos $1.500 por poner un ejemplo de mínimos.
  2. Costos de envío de estado de cuentaPara nuestro caso pongamos $60 al mes.
  3. Costos de Seguros de saldo deudor, cuando financias en cuotas aunque sean sin recargo. Para nuestro caso pongamos $35 por mes.
  4. Costos por tarjeta adicional (si la hubiera).
  5. Costos por intereses en caso de realizar solo pagos mínimos o inferiores al pago total indicado en el estado de cuenta. Importante saber la tasa (%) de interés que te van a aplicar y la tasa de interés de mora (en caso que no pagues a tiempo).
  6. Los impuestos asociados a los costos anteriores (IVA).

En el caso de no tener costos por intereses porque pagamos todos los meses el Total, los costos anuales de la tarjeta serían:

$1.500+($60*12)+($35*12) = $1.500+$720+$420 = $2.640 * 1.22 (IVA) = $3.220,8

Pongamos que no compramos nada en cuotas, entonces los costos anuales de la tarjeta serían:

$1.500+($60*12) = $1.500+$720 = $2.220 * 1. 22 (IVA) = $2.708,4

En tu caso, si sacas las cuentas debes estar pagando entre $2.708 y $3.220 al año como mínimo, por cada una de tus tarjetas.

Pongamos, para hacer cuentas fáciles, que pagas $3.000 al año por tarjeta.

¿Cuántas tarjetas de crédito tienes?

¿2? son $6.000 al año. ¿3? son $9.000 al año.

¿Más?

Obtén tus propios números, es fundamental que los tengas para contarte la verdad de tu situación, necesitas saber dónde estás parado.

Ahora pregúntate si le sacas esos $6.000 o $9.000 o la cifra que te dé en tu caso, con los teóricos beneficios que obtienes por usar esa tarjeta de crédito, en descuentos, ofertas, puntos, etc.

Y si llegas, recuerda que es sólo para empatar. ¿Cuánto le sacas por arriba de esa cifra?

 

Descubre tu interés (tasa)

Si algún mes no pagas el total del estado de cuenta, bien porque no llegas a final de mes o simplemente porque se te olvida, entonces vas a pagar intereses.

(4) ¿Eres consciente de qué tasa (% anual) de interés te están cobrando para cada una de las tarjetas?

Según el último informe del BCU de junio 2017, las tasas medias en moneda nacional aplicadas en las tarjetas de crédito fue del 95,84%. Hay tarjetas con el 45% y otras con el 142% de tasa anual. Puedes ver el informe con detalle de las tasas de todas las tarjetas aquí.

Si la tasa de interés fuera del 100% significa que en un año terminarías pagando el doble. Las tasas medias ya casi están llegando a ese 100%.

 

Con tarjeta gastas un 20% más

Ahora bien, si no utilizas el crédito porque pagas regularmente el total de la tarjeta y nunca te pasas de la fecha de vencimiento, no tienes que preocuparte de las tasas.

Sólo tienes que preocuparte de pagar todo y a tiempo. Mes tras mes, antes de la próxima fecha de vencimiento.

Entonces vuelvo a hacerte de nuevo la pregunta anterior ¿para qué tienes esa tarjeta de crédito? ¿cuál es su finalidad?

Comprar con tarjetas de crédito te sirve para no llevar efectivo, lo mismo que pasa con las tarjetas de débito.

(5) ¿Sabes cuántas de las compras que realizaste con cada tarjeta la hubieras hecho en caso de no tener esa tarjeta?, por descuento, promoción, etc.?

Lo sé, esto es más difícil de saber, porque no somos conscientes y nos cuesta discernir con el paso del tiempo, el porqué tomamos la decisión de cada compra.

Se estima que pagando con tarjetas gastamos un 20% más que pagando con efectivo. ¿Cuánto pagas al año a través de las tarjetas? Aquí podrías sacar más números acerca de tu realidad.

 

Ahora sí, usando el dinero prestado

Ahora toca el caso en que estás pagando a crédito, es decir usando realmente el servicio para el cual está hecha en un principio la tarjeta de crédito.

Decides no pagar el total de la tarjeta, y pagas sólo el mínimo. Y al mes siguiente lo mismo, y así durante algunos meses.

Estás tomando prestado un dinero y pagando los intereses de esa deuda, mes a mes hasta que devuelvas todo lo que tomaste prestado.

(6) ¿Tienes idea de cuál es la parte del préstamo que estás devolviendo cada mes al pagar sólo el mínimo?

Cuando pagas el mínimo mes tras mes, la parte del préstamo que estás devolviendo es muy pequeña (cerca del 5% aprox.) y prácticamente lo que estás pagando son puros intereses.

Esto hace que vayas a estar mucho tiempo en lograr devolver el préstamo entero, salvo que en algún momento consigas pagar el total. Cuánto antes pagues el total, menos acabarás pagando.

 

El juego de las cuotas

Pagar en cuotas puede ser una solución muy útil en determinadas situaciones, sobre todo si son sin recargo.

Pero pagar en cuotas se ha convertido en una costumbre que muchas veces no te aporta nada. Mejor dicho, sólo te aporta confusión.

La confusión de tener varios pagos comprometidos para el futuro, que seguramente no eres capaz de acordarte. No sabes cuánto debes en total.

Y mes tras mes vas agregando nuevos pagos en cuotas, que se van acumulando a los que ya tienes.

Todos estos pagos pendientes no dejan de ser una deuda. Es un dinero que debes por algo que ya tienes.

(7) ¿Sabes cuánto debes de las cuotas? ¿Sabes si el próximo mes vas a poder pagar el total de tu tarjeta de crédito?

Pagar en cuotas no debería ser un hábito sino una excepción. En lugar de darte claridad solo te da confusión, y lo que necesitas es saber la realidad de tus números.

En las Finanzas Personales se recomienda llevar un registro de todos los gastos como pieza fundamental para lograr el control de tu economía. Tener muchos pagos pendientes de varias cuotas sólo agrega dificultad a tu registro de gastos y va en contra del control de tu economía.

 

No te olvides de la tarjeta de débito

Tener tarjetas de crédito y no tener un motivo muy claro que te resulte altamente beneficioso, debería hacerte replantear si esa tarjeta debe formar parte de tu billetera.

Las tarjetas de débito tienen muchas de las ventajas que tienen las de crédito, pero además tienen estas otras:

  • Reducción del IVA de 4 puntos porcentuales en todas tus compras
  • No tienes ningún riesgo en llegar a pagar intereses
  • Con la tarjeta de débito no tienes tantos costos; ni de mantenimiento, ni de envío del estado de cuenta, ni de seguro…
  • Y ni hablo del tiempo que pierdes yendo a pagar las tarjetas de crédito.

Incluso ahora tienes tarjetas de débito internacionales con las que puedes comprar por Internet.

El débito es más beneficioso para tu economía porque nunca podrás gastar más de lo que tienes, y esto es la piedra angular de una economía saneada y fuerte.

 

Las tarjetas de crédito tienen su potencial en situaciones muy particulares, pero como has visto tienes que tener muy claro cuales son las reglas del juego si quieres salir ganando.

Ve a por tus tarjetas de crédito y responde las diferentes preguntas que te planteo.

Entiende las reglas de cada tarjeta, determina si las reglas van a favor o en contra de tu economía. Y asegúrate que realmente quieres jugar a ese juego.

Mientras analizas tus tarjetas de crédito, usa tu tarjeta de débito.

 

>> ¿Entiendes tus tarjetas de crédito? ¿Qué beneficios les sacas? ¿Has hecho los números?

>> ¿Y tú, tienes el control de tu economía? Te invito a que te descargues la Guía Gratuita para ayudarte a tomar el control de tu economía. Te invito también a que conozcas el CURSO  pensado para que logres tener el control de tus finanzas personales.

>>Te invito y te agradezco que hagas tus comentarios sobre este tema para enriquecerlo. ¿Qué te preocupa?

>>Te invito a subscribirte en el formulario de aquí abajo y en la página del facebook para que puedas continuar viendo más contenido y recursos sobre Finanzas Personales que te puedan ayudar a mejorar tu economía y calidad de vida.

>>Te invito a compartir y recomendar este artículo para que otras personas lo puedan ver.

Subscríbete y recibirás las novedades y artículos del Aula
para mejorar la gestión de tu economía

Donde aprendés a gestionar tu dinero

Ayudo a las personas a mejorar su situación económica a través de formación orientada a mejorar la gestión de su dinero.

4 Comentarios

  1. Es asombroso lo que gastamos sin darnos cuenta! Solo por tener las tarjetas en la billetera…
    Muy buen artículo, gracias por compartirlo.

  2. Excelente !! la nota y también la guia, hay puntos que si uso pero algunos me cuesta aplicarlos todos los meses.Es dificil dejar de lado el consumismo que nos invade diariamente. Gracias por compartirlo.

    • Gracias por tu comentario Ana! En cuanto a los puntos que que te cuesta más aplicarlos todos los meses, intenta proponerte uno solo, el que te parezca más fácil y aplicalo, aplicalo, aplicalo, hasta integrarlo por completo. Cuando lo tengas dominado ve a por otro, y así.
      Prueba con esto y nos cuentas en un tiempo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.